Seguidores

lunes, 29 de abril de 2013

Soledad galopante III. (Tercera colección).

Oh, embravecida mar,
cuán he echado en falta
tu perfume de azahar.

Me ha faltado tu llanto,
tu calma,
pero también tu hermoso canto.

Oh, embravecida mar, ¿por qué?
¿Por qué te has marchado?
Yo sigo buscando tus pasos.

Quiero encontrar tu fuerza,
tu destino,
y de entre los cielos, tu zarza.

Oh, embravecida mar,
sí, te he echado en falta.

Nadie me ha querido acompañar,
ni a componer,
ni a recitar.

He intentado pintar tus olas,
con mis óleos azules
y mis lágrimas rotas.

Sé que no te he perdido,
que amanecerás una vez más.

Oh, embravecida mar,
sé que volverás.


sábado, 27 de abril de 2013

viernes, 12 de abril de 2013

Consulta de ayuda #3.

Nombre:Carmen 
E-Mail:***********
Asunto:Problema serio. 
Mensaje:Bueno, te escribo porque estoy desesperada y cuantas mas opiniones tenga, mejor.

Resulta que yo tengo un amigo que siempre me ha gustado y yo siempre le he gustado a él. Pero tanto nos gustaba nuestra amistad que decidimos no estropearlo intentando algo serio. Un día llegamos a un punto en común: Decidimos ser "amigos con derecho a roce" (o follamigos, por así decirlo). El caso es que todo iba genial, sin complicaciones... Él tenía su vida y yo la mía y cuando no estábamos con más gente, hacíamos lo que queríamos y delante de nuestro grupo sin cortes, guardando el secreto de lo que haciamos por otra parte.
Hasta ahí bien... Pero no. Yo tengo muy mala suerte en la vida y siempre me tiene que fastidiar algo... Me he quedado embarazada.
Aunque siempre hemos usado protección, no sé como ni por qué pero me dejó de venir la regla (no hace falta que dé mas detalles, no?) y como estaba con vómitos y tal, decidí hacerme un test y dio positivo.
No hay duda que es de él porque no lo he hecho con nadie mas...
Y claro, ahora no sé qué hacer! Se lo digo? No se lo digo?
Por favor... Dime qué crees tú que sería correcto.

Un saludo y perdona la parrafada:)

Respuesta:

Hola Carmen,

Ya veo, por lo que me cuentas, que realmente es un problema serio y algo delicado de tratar. Debido a la gravedad de lo que me detallas, he intentado contestar lo antes posible a tu duda, como es lógico. Nunca he estado en una situación similar, así que no te voy a engañar diciéndote que sé por lo que estás pasando.
Para empezar, dentro del tema ético, yo considero que las relaciones sexuales sólo se deberían mantener en caso de que ambas partes estén lo suficientemente responsabilizadas la una con la otra como para, si surge un imprevisto como este, poder solventarlo abiertamente. Con esto no te quiero decir que lo que vosotros hacéis esté mal, ni mucho menos.
Por lo que me cuentas, parece que vuestra amistad es sólida, ¿no? Tenéis amistad, confianza, amor, cariño, etc. Que hayáis querido o no embarcaros en una relación estable es un tema a parte y sin mayor importancia, a decir verdad. Lo único que importa es que él debería saberlo. Si es una persona razonable, no se asustará con el incidente.
Desconozco la edad que puedes tener así que no sabría ubicar la magnitud del problema. Si deseas que te aconseje en base a mi experiencia en cuanto a embarazos no deseados en edades tempranas, deberías escribirme otro correo del formulario (o un correo ordinario, como prefieras) y facilitarme más datos (tu edad, lo que deseas hacer ante este suceso, etc). Si lo haces, te ayudaré en todo lo que me sea posible.

Recuerda ante todo que la amistad que tienes con ese chico no debe verse amenazada por este pequeño incidente. Háblale con sinceridad y franqueza de los hechos y de tus sentimientos.
Espero haberte ayudado con las dudas que me has expuesto y que tengas mucha suerte.

Un mundo sin luz IV. (Segunda colección).

Inocente, audaz y precoz;
todo en una sola voz.

Se cae, se rompe y se quiebra;
así, en mil piezas.

Pero luego llega el viento,
el transcurrir del tiempo;
y lo vuelve todo al inicial cortejo.

Delicioso carbón quemado;
¡deliciosas brasas trabajadas,
bien aventuradas!

Las olas, mecen, agitan;
pero tú vuelves
y deshaces el cielo.

Delicioso dolor;
¡deliciosas nubes de color!

Y, gracias a ti,
¡cuán delicioso el amor!


lunes, 8 de abril de 2013

Dulce sabor, ser especial.

Exhalaba poco a poco, con los párpados hacia abajo. Lentamente, el humo iba saliendo de su boca de labios coartados otra vez, una calada más. Se encontraba en aquel columpio, aquel donde solían estar, en un rincón del parque donde balancearse. El tiempo se hacía lento una vez más. El largo cabello le rozaba el cuello con cada balanceo, al tiempo que se humedecía con sus lágrimas furtivas que caían de sus mejillas. Para ella, un lugar mágico, el principio de algo excepcional. Para él, un mero capricho del destino que alcanzó su fin llegado el debido momento. 

— Siempre estaremos juntos, pequeña —dijo dulcemente, abrazándola por detrás, estando ella sentada en el columpio.
— ¿Para siempre? —preguntó alzando la mirada esbozando una leve sonrisa.
— Sea pues, I promise. 

Había pasado mucho desde aquellos momentos, de abrazos, de besos, de caricias, de juramentos y esperanzas. Las cosas habían cambiado. Él se marchó y de todos los sucesos se olvidó, como si nada hubiera pasado en aquel parque, en aquellos rincones. La dejó llorar al atardecer y fumar en desahogo al anochecer, que la amarga soledad invadiera su alma inocente y complaciente.
Ella creyó haber disfrutado del dulce sabor de ser especial, lo que él le demostró cada instante. Pero la felicidad se le escapó de entre los dedos, como al intentar cazar el aire que respiramos.
Todo terminó con un decisivo y mortal punto final. Fue tan breve que sólo le quedó una pregunta por hacerse: 
<<¿Dar las gracias por lo ganado o lamentarse de haberlo perdido?>>

Premio "Comparte 7 cosas sobre ti". Otorgado por EldanY dalmaden.

¡Muy buenas, queridos lectores!
Pues aquí tenemos un premio otorgado al blog: "Comparte 7 cosas sobre ti". No es gran cosa pero la verdad es que es interesante para conocernos todos un poco mejor.


REGLAS:

  1. Soy rubia y, extrañamente, tengo una ligera obsesión con mi pelo. 
  2. Para inspirarme, me basta con recordar todas mis desgracias diarias y comer pipas con sal.
  3. Tengo verdadero pánico a las abejas, avispas, etc. 
  4. Detesto que me digan que soy inmadura por el simple hecho de que me río mucho. 
  5. Cuando estoy triste, escucho Malú, y cuando estoy de buen humor, escucho raggaeton. 
  6. Para relajarme dibujo o pinto cuadros al óleo.
  7. Me encanta maquillarme, ponerme una sudadera, unos leggins y unas Converse y salir a pasear con la música a todo volumen.
  • Dar el premio a 15 blogs: 
- http://utopiainthemoonlight.blogspot.com.es/
http://elrincondelpensador-dcm.blogspot.com.es/
- http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com.es/
- http://espejismosdelpasado.blogspot.com.es/
- http://nuncahevistonadacomotusojos.blogspot.com.es/
http://infiniteworldofdreamsunlimited.blogspot.com.es/
http://viviendoatresmetrossobreelcielo.blogspot.com.es/
http://locasimaginaciones.blogspot.com.es/
http://deliriumread.blogspot.com.es/
- http://letterstooliviaapplewhite.blogspot.com.es/
http://nuncaseolvidasolosesupera.blogspot.com.es/
http://overcometheday.blogspot.com.es/
- http://desayunoconcianuro.blogspot.com.es/
http://lavidatedamomentosdefelicidad.blogspot.com.es/
http://www.yourfavoritehistory.blogspot.com.es/

Estos blogs han sido escogidos por varios patrones: Ser seguidores del blog, tener un blog muy currado, haber mostrado interés en mis publicaciones, etc. Así que espero que os guste y lo hagáis.

  • Dejar un mensaje en cada blog diciéndoles que se les ha otorgado un premio. 
Así pues, os aviso a todos, para que lo hagáis lo antes posible en una entrada en vuestro blog.
¡Un saludo y muchas gracias a EldanY dalmaden por el detalle!




miércoles, 3 de abril de 2013

Reseña: Canciones para Paula, Blue Jeans.


FICHA TÉCNICA


Título: Canciones para Paula. (Volumen I).
Autor: Blue Jeans (Francisco de Paula Fernández).
Saga: Canciones para Paula.
Editorial: Everest.
Nº Páginas: 680
Encuadernación: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84-441-4518-1.
Año de publicación: 2010.
Precio: 19,95€



SINOPSIS

Paula, una joven a punto de cumplir los 17, se ha citado con Ángel, un chico de 22 años al que ha conocido chateando. Está nerviosa e ilusionada. Los minutos pasan y el chico no llega, por lo que ella decide meterse en un café cercano. Allí tiene un divertido encuentro con Álex, un desconocido, que casualmente está leyendo el mismo libro que ella. Ambos son jóvenes y guapos... Álex tiene que irse precipitadamente porque tiene un compromiso. Cuando Paula ya se dispone a salir, aparece Ángel y se disculpa por el gran retraso. Él es periodista y esa tarde ha tenido que entrevistar a Katia, la cantante de moda...


AUTOR/A

Blue Jeans (pseudónimo de Francisco de Paula Fernández) es un escritor natural de Sevilla. Se licenció en Periodismo en la Universidad Europea de Madrid, ciudad donde fijó su residencia. Canciones para Paula fue su primera novela - que empezó en Internet y saltó a papel ya teniendo muchos seguidores - y el título de una saga que continúa con ¿Sabes que te quiero? y Cállame con un beso.
Después del lanzamiento de esta novela, la cual vamos a reseñar, se ha convertido en una verdadera promesa dentro de la literatura juvenil y actualmente nos sorprende con novelas igual de frescas como ¡Buenos días, princesa! y su segunda parte, No sonrías que me enamoro.

PRINCIPALES PERSONAJES

Paula: Es la protagonista de la historia. La chica tiene la buena o mala suerte (según se mire) de enamorar a tres chicos a la vez. De su grupo de amigas, "Las Sugus", ella es la Sugus de piña y la más popular. No es de extrañar ya que su melena rubia y sus preciosos ojos del color de la miel cautivarían a cualquiera. Es guapa, carismática y posee una gran dulzura y molestia capaces de derretir cualquier corazón, pero de momento, no es capaz de encontrar el amor verdadero. A lo largo de la novela se muestra indecisa ante cualquier situación lo que, a pesar de indentificarnos con ella en muchos aspectos, nos lleva a recriminarla mentalmente.

Diana: Es la Sugus de manzana. Le encantan los chicos, y cuando uno le gusta no se corta y va a por él. Es desenfadada y un poco despreocupada, además no es la mejor estudiante de su clase. Ante los demás se muestra como una chica dura y sin sentimientos, pero realmente los tiene y puede llegar a amar. Se enamora del que menos se espera y experimenta lo que es sufrir por amor por primera vez.

Miriam: Es la mayor de las cuatro y la Sugus de melón. Se encuentra en la misma clase que las demás, ya que repitió curso. Es una chica muy activa, le encanta salir, vestirse bien y maquillarse. Es muy cariñosa y cabezota, y considera a sus amigas lo más importante. Miriam es la hermana de Mario, y aunque no se note le quiere un montón. Es, quizás, de la que menos se habla en la novela y en la mente de quien menos nos introducimos. Simplemente "está ahí". 

Cris: Es la Sugus de fresa. Aunque es la más tímida e introvertida del grupo, es la piedra angular en la amistad de las chicas. Tiene un gran sentido del humor y gracias a ello apaga enseguida cualquier tipo de enfrentamiento. Es muy romántica, sabe escuchar y siempre está ahí cuando se la necesitan. Se encuentra como el pegamento que todo lo une para suavizar las tensiones y, mayormente, como la mejor amiga de Paula que siempre la consuela y la anima en sus problemas más personales.

Ángel: Es periodista y trabaja en una pequeña revista de música. Cinco años mayor que Paula, es encantador, guapo e inteligente. También es muy elegante y sabe adaptarse a cualquier situación. Conoce a Paula en persona después de un par de meses chateando con ella y esto les llevará a mantener una relación de pareja, en la que a veces surgen complicaciones. Nos llama la atención su romanticismo y su gusto por lo clásico, que cautiva a Paula en los primeros instantes y hasta a la mismísima Katia.

Mario: Es el hermano de Miriam. Es el más inteligente de su clase y a la vez un poco tímido y reservado. Desde pequeño fue amigo íntimo de Paula, pero los años los han ido distanciando. Su admiración por Paula va creciendo hasta que se enamora locamente de ella. Durante la novela su amor por ella va derivando hasta ser una dura obsesión que sólo conseguirá eliminar con ayuda de Diana. 

Álex: Es el hermanastro de Irene. Es alto y atlético. Tiene una sonrisa perfecta y su aspecto bohemio le hace más guapo de lo que es. Es un gran saxofonista y además, aspirante a escritor. Está intentando publicar su primera novela, "Tras la pared", y hace lo que sea para conseguirlo. Cuando conoce a Paula, un sentimiento especial despierta en su interior. Realmente su encanto nos hace suspirar y, de vez en cuando, nos llena de alegría con su personalidad soñadora.

Katia: Esta chica es la cantante de moda. Lleva el pelo rosa y gracias a su tema "Ilusionas mi corazón" tiene miles de fans. La fama ha cambiado mucho su vida, pero en el fondo sigue siendo la de siempre. Los hombres siempre habían ido detrás de ella y ella jamás quiso ir en serio con ninguno, pero en esta ocasión tiene la mala suerte de enamorarse del chico que no debe. A lo largo de la novela nos inspira alegría y, así mismo, cierta tristeza y ternura según se va desarrollando la historia y vamos comprendiendo que, a pesar de sus intentos, no logra ser feliz. 

Irene: Es muy sensual y atractiva, y siempre está segura de sí misma. Es la hermanastra de Álex y toda una rompe-corazones. Llegó a la ciudad para estudiar un curso, pero parece ser que no son esas sus verdaderas intenciones al quedarse en la casa de su hermanastro. Tiene un físico espectacular y no se detiene ante nada ni ante nadie. Con el transcurso de la novela la vamos "odiando poco a poco" por ser retorcida y perversa con tal de lograr sus fines.





CRÍTICA

Canciones para Paula pertenece al género literario de la novela. Dentro de las distintas ramas de este tipo, podemos decir que es tanto juvenil como romántica. Es una obra muy fresca, ligera e innovadora respecto a otros estilos literarios anteriormente encontrados, especialmente por la presencia de los constantes flash-backs y cambios de perspectiva en relación a los personajes. 
También resulta muy interesante la manera en la que Blue Jeans, como bien dice el título, va introduciendo canciones a lo largo de los capítulos en las diferentes situaciones. Bajo mi punto de vista, el efecto causado al conocer la canción e imaginar que los personajes la tenían de fondo en ese momento, me ayudaba a meterme más y más en la situación, en su mente. 
Un elemento que, personalmente, considero decisivo para la adicción de la lectura de esta novela es la frase de intriga presente siempre al final de cada capítulo, que nos "obliga" a seguir leyendo fervorosamente hasta acabar devorando todas y cada una de las numerosas páginas que forman la ingeniosa trama. Respecto a esta última, es simplemente deseable. Los personajes nos atrapan, nos cautivan hasta tal punto de crear emociones en nosotros mismos y, a veces, haciendo que nos sintamos identificados. 
En ningún momento de la novela te llegas a aburrir y siempre pasa algo en "algún lugar de la ciudad".


PUNTUACIÓN


5 / 5 cafés Starbucks.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Nunca fui princesa.

Un día estaba sola, desamparada, dolida. Era un día cualquiera. Me habían hecho daño y me encontraba débil e inocente ante con cualquier cosa. Apareciste de entre las sombras. Te acercaste a mi alma cándida con sumo cuidado. Te dejé estar a mi lado en aquel banco.
Me preguntaste: "¿Qué te pasa, princesa?".
Yo contesté en un susurro: "Él no creyó como tú, que yo fuese una princesa, y me abandonó".
Me acogiste en tus brazos. Me llenaste de caricias y, más tarde, de besos. Me hiciste creer de nuevo en eso del amor, en eso de enamorarse. Cuidaste de mí, para que nada me hiciese daño. Me protegiste de la tempestad con tu cuerpo y yo nunca sufrí ningún daño.
Yo te decía: "Tengo frío". Tú ni mediabas palabra. Te colocabas detrás de mí, abrazándome por detrás, susurrándome al oído: "Eres especial".
Pero poco a poco, yo me lo creí. Creí que me querías, que no me mentías.
Y un día te marchaste, sin despedida, sin agonía. Volví a sentarme en aquel banco, sin esperanza, sin ilusión.
Entre las sombras más oscuras alguien apareció. Miré de reojo sin interés. Se sentó a mi lado sin preguntar y le escuché pronunciar: "¿Te pasa algo, princesa?".
Sin dudarlo me levanté y susurré: "Las princesas tienen príncipes y finales felices. Y eso, es imposible".
Salí andando tranquila. Alguna lágrima se me escapó. Lo pensé, perdóname. Pero no volvería a arriesgar mi corazón.


domingo, 24 de marzo de 2013

Soledad galopante II. (Tercera colección).

Perdóname,
porque tarde has llegado;

Y mira, 
que te he esperado;

Pero perdóname,
nunca quise hacerte daño;

Perdona, mi amor,
por haberme equivocado;

Y lo siento,
porque esto es malo;

Sí, lo sé,
porque yo también he llorado;

Y mis penas junto a la almohada
he volcado;

En vez de ir contigo
y decirte que te amo.




viernes, 22 de marzo de 2013

Book Trailer de mi novela "Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada".

Este es el Book Trailer de mi novela  "Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada". 
Espero que os guste y sigáis la novela, que voy publicando por capítulos cada semana aquí mismo. 

                       

Gracias y no olvidéis suscribiros a mi canal de YouTube donde también publico mis IMM Vlogs.

jueves, 14 de marzo de 2013

Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada. CAPÍTULO 3.

Una mañana de esos mismos días de diciembre. Casa de Verónica.

No ha vuelto a tener noticias de Alberto en los últimos días. Y quiere. Quiere saber qué ha pasado con él, con lo de aquel estado. Decide entrar en Tuenti, es temprano, pero da igual. Hoy no ha ido al instituto y tiene tiempo. Para su sorpresa, está conectado al Chat.
                    
─ Hola Alberto. ¿Cómo estás?
─ Hola Vero. Bien, ¿y tú?
─ Cansada, jaja ─intenta parecer alegre, pero no lo consigue ni por Internet. Su instinto no le predice nada bueno.
─ Y yo... Vero, te tengo que decir una cosa.
─ Dime ─suelta seca y expectante. El corazón se le acelera. Alberto no es de los de "tenemos que hablar".

Los "escribiendo" son largos, lentos, o por lo menos a ella se lo parecen. Quiere saber enseguida qué le quiere contar. Pero no, por otra parte no quiere. ¿Y si es malo? Seguro que lo es. No quiere saberlo... ¡Que pare! Se va a desconectar del Chat para evitar lo que se viene encima.

─ Tengo novia.

Y así, como un susurro en medio de alta mar, las palabras llegan a los ojos de Verónica, que contempla la frase una y otra vez, incrédula. 

Decide hacerse la dura, contestar rápido, como si no le afectara ni lo más mínimo lo que el muchacho le acaba de anunciar.

─ ¿Quién es la pobre afortunada? ─dice irónicamente.

Alberto no responde, se limita a poner tres puntos suspensivos que empiezan a cabrear más y más a la chica.
─ Mónica, ¿verdad? Ya te han comido el seso...
─ Nadie me ha comido nada, es mi decisión. 
─ Está bien. Adiós.

Pero no se conforma con eso. Ha jugado con ella y después la ha rechazado por una chica a la que a penas conoce. Está muy enfadada, con él, con ella, consigo misma...
¿Cómo ha podido ser tan tonta?
Entre tanto, un muchacho que bien aparentaría unos veinte años que ni conoce en persona, le habla como de costumbre con un saludo que ella encuentra adulador y hasta empalagoso, siempre igual. "Hola, perla." le dice acompañado de un icono muy feliz. Pasa de él nuevamente como cada día.

Se desconecta del Chat, ya que no quiere arriesgarse a que Alberto entre en detalles o que alguien, en su ignorancia, tome la fatal iniciativa de hablarle, y ella se vea obligada a soltarle algo borde. Pero no cierra sesión. Le envía a Alberto un par de mensajes privados malsonantes, llenos de insultos y críticas que ella encuentra muy constructivas. Sí, le ayudarán a ver que es un verdadero cabrón.
Pero al contrario de lo que ella pensaba, él le responde. Y le responde de la misma forma. Mensajes llenos de injurias que denotan un absoluto desprecio hacia todo su ser. No lo entiende, él no es así. En la conversación se le veía avergonzado, no colérico y despreciante como ahora. Da igual, entre sollozos y llantos descontrolados también cae en el juego de la ira y continúa con la conversación por mensajes privados.
Después de mantener una discusión extraña que por fin se da por acabada cuando se bloquean mutuamente, recibe otro mensaje de la hermana de él, Diana, que en otros tiempos habían sido amigas. Defiende que deje en paz a su hermano y a su cuñada. 
Este mensaje hurga más en la herida de Verónica. No lo soporta, los borra a los tres de las redes sociales. Sin darse cuenta, estas acaloradas discusiones ya habían ocupado la mayor parte de la tarde de ese día de diciembre.

Y al fin, cae la noche. Hora de pasear a su perro, Dastan. Se le hace raro que Alberto no esté ahí. Pero ya está, se ha acabado. No más noches a su lado cogidos del brazo alimentando ilusiones, ni esas otras tantas pensando en él. 
Se mete en casa, hace fresco, pero sin llegar a ser tan desagradable como el frío invernal de otras veces. Sube a la terraza a dejar al perro. Juguetea un momento con él y una pelota de tenis. Es allí donde se despeja en abundantes ocasiones del mundo que la rodea, oprime y entristece. 
Se está bastante bien. Ha parado de llorar desde las ocho de la tarde que se ha cansado y ha pasado a ser únicamente enfado acompañado por pasotismo. Mira por una de las ventanas al norte. Sopla el viento, no es nada cálido, se tapa con el abrigo fuertemente y mira al horizonte.

─ Pues vaya mierda de día... ─susurra para sí en la oscuridad.

No quiere saber nada más de él. Ni de ella. Ni de sus supuestos amigos. De nadie. 

Entonces, continuando asomada a la ventana, perdida en la melancolía, jura que jamás volverá a tener nada que ver con ese universitario cabrón de veintidós años.
Al mismo tiempo y casi acompañando el compás de su voz, suena el sonido de un nuevo mensaje de Chat. ¿Se ha dejado el Tuenti conectado en el móvil? Sí, tiene un mensaje, ¿de quién será? Cree oportuno desconectarse, sea quien sea, pero por alguna extraña razón no lo hace.
Y otra vez. Es Miguel. El muchacho que acostumbra a hablarle casi cada día casi a la misma hora y que, simplemente, resulta irritante.

─ Hola, perla. 

Qué coincidencia. Pensándolo bien nunca se ha parado a ver sus fotos detenidamente. ¿Es un muchacho de unos veinte años de pelo castaño y ojos azules, no? 

Se entretiene en el quicio de la ventana con el móvil mirando las fotos de aquel chico que ni conoce en persona. 

Es guapo, no está mal. Parece un poco bajito ahora que lo mira estando más interesada. Y no aparenta tanto, con esa estatura, tiene más bien cara de niño. 

─ Hola, guapo. ─ Responde acompañando también la frase con una carita amarilla feliz.

Y, junto a la ventana en un día de diciembre, hablaba con Miguel y, gustándole, gritó de tal manera que le debió oír hasta la población de las Islas Canarias:

─ ¡Al universo pongo por testigo que Miguel Carrasco será mi próximo amor!

martes, 12 de marzo de 2013

Sorteo 2º Aniversario El Club de las Escritoras.

¡Muy buenas, queridos lectores! Por aquí os dejo un fantástico sorteo que organiza el blog El Club de las Escritoras.


- Finalizará el 25 de Marzo.

-Los ganadores/as serán elegidos por medio de Random.Org el 1 de Abril. 

-Se sortean unos 76 libros distintos (todos ellos escritos exclusivamente por miembros del club), pero en premios hay un total de unos 92 libros (ya que algunos de ellos se repiten en diferentes lotes).

-Se puede participar por un máximo de 15 lotes por cabeza (máx. 10 lotes digitales y 5 lotes en formato papel los que participen a nivel Nacional).


Las bases, así como los diferentes lotes de libros en los que podéis apuntaros, los escontraréis AQUÍ. También encontraréis el resto de la información para poder participar.


viernes, 8 de marzo de 2013

Un mundo sin luz III. (Segunda colección).

Y volver poco a poco,
sin aviso
y lentamente;

Un iris celeste
azabache se vuelve
porque envejece;

Vuelven burdeos
las hojas verdes
a donde nacieron;

Y volver al pozo
muy poco a poco,
de donde tú viniste;

No salgas,
no te escapes,
del destino no puedes burlarte;

Has de comprender
que tu paloma,
ella es tu ser;

Una mañana
al despertar,
no temas el altar;

Y salir,
y entender
que no sería nada sin ti.





lunes, 4 de marzo de 2013

RECETA 3#. Manzanas de caramelo.

Pues aquí tenemos la receta especial de marzo: Unas deliciosas manzanas de caramelo que además, para quien sea fervoroso de las festividades que a este mes acompañan (Semana Santa y derivadas), van ideales. Sé que es una receta muy practicada y que, así mismo, se encuentran fácilmente en comercios ambulantes pero en mi entorno por lo menos, hay mucha gente que no sabe cómo hacerlas directamente en casa y con comodidad. Así que, aquí tenéis una sencillita con la que sorprender a quien queráis.


Ingredientes para 6 manzanas:

- 6 manzanas Golden (las amarillas).
- 500 gr de terrones de azúcar.
- 100 gr de mantequilla.
- 6 palitos de madera (por ejemplo, los de helado).
- 3 cucharadas soperas de agua.
- 2 cucharadas de jugo de limón.
- 1 cucharada de colorante rojo.
- Una cacerola.
- Un tazón.
- Papel para horno.


Modo de preparación.

 Retiramos el rabillo de las manzanas y las lavamos en agua fría. Una vez lavadas, colocamos un palillo en cada manzana, justo en el centro, donde estaba el rabillo. 
A continuación, vertemos los terrones de azúcar en una cacerola con la mantequilla cortada en trozos, el agua y el jugo de limón. Lo hervimos a fuego lento.

Lo mezclamos todo con una cuchara mientras que la mezcla comienza a dorarse. Cuando todo se derrita, retiramos la cacerola del fuego y añadimos lentamente el colorante rojo.
Después, sumergimos cada manzana en el caramelo hasta que se cubra completamente la fruta.

Preparamos un tazón o cuenco de agua fría y sumergimos cada manzana unos segundos para que el caramelo se endurezca bien.
Y, por último, dejamos reposar las manzanas con el palo hacia arriba sobre el papel de horno (en una bandeja amplia, a ser posible).

No tiene mucha complicación la receta, ¿verdad? Ahora sólo queda ponerla en práctica y sorprender a tus amigos, familiares o pareja con una deliciosa manzana de caramelo casera. 

Mucha suerte y gracias por atender a las recetas del blog. ¡Hasta el mes que viene con la próxima receta! 


Consulta de ayuda.




Como veis, este es un nuevo apartado en el blog. Tiene una finalidad para ayudaros a vosotros, mis lectores.
¿Tienes problemas en tu grupo de amigos? ¿Con los estudios? ¿Incertidumbres en temas amorosos?
La misión que planteo con esta iniciativa es ayudar, tan simple como dar consejos para poder dar salida a vuestras preocupaciones. Lógicamente, resuelvo temas que controlo, temas que podéis observar en el blog: Amorosos, fraternales, de amistad y demás. Se me da bien ayudar a la gente con sus dificultades y, ¿qué mejor manera de ayudaros a la vez que doy publicidad a mi página?

Si tenéis cualquier tema que sea delicado de contar a personas cercanas a vosotros, no dudéis en rellenar este sencillo formulario que enviará vuestro dilema directamente a mi correo, desde el que os contestaré al que me hayáis dejado. ES TOTALMENTE CONFIDENCIAL.

Las preguntas que me planteéis serán publicadas sin vuestros datos (si observo datos que me habéis especificado en el mensaje sin daros cuenta, los borraré con las famosas estrellitas*** y ya está) junto con la correspondiente respuesta que anteriormente ya os habré mandado a vuestro e-mail. Esto tiene una función constructiva para el blog. Sin embargo, si vuestro problema deseáis que no sea visto, especificadlo en el mensaje y no lo publicaré.


formulario de contacto

Muchas gracias por vuestra atención y espero serviros de ayuda en todo lo que pueda con mis consejos.

viernes, 1 de marzo de 2013

Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada. CAPÍTULO 2.

Una noche de mediados de diciembre, días después. Casa de Isabel, amiga del instituto de Verónica.

Está pensativa, revisa el Tuenti y el Facebook de Alberto con impaciencia. Un estado muy raro, como si le hubiera pasado algo. O por lo menos eso parecía al poner "momentos mágicos con ella" en su muro. No lo tiene muy claro, ¿se refiere a ella? No... No puede ser. Duda por un instante, ¿le habla?, ¿le deja un mensaje privado preguntando por aquella extraña publicación?

─ Hazlo. Tienes derecho a saber si está con alguien o bien lo dice por ti y se ha dado cuenta de que te quiere. 
─ No. No tengo el menor derecho a reclamarle nada. Me lo dejó muy claro, sólo amigos. 
─ Está bien, como quieras. Yo le diría algo en tu lugar. 

Isabel siente lástima por su amiga y compañera, son uña y carne, y si pasa algo, se tienen la una a la otra para contarse las cosas y ver las posibles soluciones. ¿Y si habla ella con aquel individuo? No es mala idea, le mandará un mensaje escueto para que no se note que no es Verónica. 
"Hola, Alberto. Quería preguntarte por ese estado que hace poco has puesto, ¿va por alguien en particular?"
Ya está, con eso vale. Para cuando vea el mensaje que su amiga ha enviado en su nombre, dará igual. Además, le vendrá bien aclarar las cosas con ese muchacho que en su opinión, es un buen partido para ella.

Una mañana de varios días después, mismo mes de diciembre.

─ Verónica, levanta. Verónica... ¡arriba! 

Su madre le grita. Como odia los lunes... Se despierta somnolienta, cansada y aturdida. Anoche se fue de fiesta con sus amigos del pueblo y está realmente agotada, además del pequeño percance de los días anteriores. Alberto estuvo hablando con ella. Le puso los puntos sobre las ies. Son amigos y siempre lo serán, nada más. Si bien es cierto que él parece tener cierto interés por ella, se deja llevar por sus "amigos", chicos y chicas menores que él con los que sale y no son precisamente partidarios de que ella esté cerca de él. ¡Bah! ¿Y qué? Que se joda. Le ha dicho que no debe meterse en sus asuntos. Que son sus cosas. ¡Que le den! 
Tal vez se dé cuenta de que lo que hace es una tontería, tal vez recapacite, aunque sea un poco. 

Pero no, tres días después se daría cuenta. La cosa no iba a ir a menos, sino que iba a aumentar y mucho. 


Mes de enero. En el instituto, Verónica se distrae en el recreo con su amiga, y le cuenta su problema.

─ Entonces, ¿vas a quedar con Miguel? ─pregunta su amiga intrigada.
─ Sí, pero necesito tu ayuda. Por favor, mis padres no me dejarán quedar con él. Además, es horario de estudio en día de semana, ¡ni contigo me dejarían sino fuera por un trabajo!
─ ¿Y qué piensas hacer? ¿Escaparte? ─dice en un rebote.
─ Mmm... No. Simplemente me voy a tu casa a hacer el trabajo ese de música que nos han mandado. Si tú quieres, claro.
─ No sé, Vero, no lo veo... ¿Y si te pasa algo? Nadie sabrá dónde estás. No me fío de ese chico ni de su moto roja.
Isa realmente está inquietada. Verónica es su amiga desde hace tres años y teme que le pueda pasar algo al estar tan cerca del "fantástico deejay de ojos azules". Desde que han empezado a hablar por Internet prácticamente ha olvidado el incidente surgido con Alberto, pero lo preocupante es que ese tema se ha sustituído por lo genial que es Miguel y por el descorazonador secreto que esconde. 

─ Por favor, hazlo por mí. Es buen chico y, aunque hace poco que le conozco, me gusta mucho. Llevo hablando con él por Messenger más de dos semanas y es estupendo, muy peculiar.
─ Yo más bien diría "extraño" o "inquietante".
─ Venga... ¿A que quieres verme feliz? ─repite suplicante una vez más.

─ OK, que tu madre te deje en mi casa a eso de las cuatro y ya te vas cuando quieras. Por mis padres no hay problema. 
─ ¡Muchas gracias! Te lo recompensaré, aquí para lo que necesites estoy.

Un abrazo de amigas tras otro. Lo había conseguido. Iba a tener el primer encuentro con un muchacho que, sin saberlo, la marcaría de por vida.

viernes, 15 de febrero de 2013

Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada. CAPÍTULO 1.

Un día de la primera semana de enero, delante de un ordenador portátil. 

─ Tengo muchas ganas de verte.
─  Y me verás.
─ Joder, parece que queda una eternidad.
─ Sólo cuatro horas, no te desesperes. Ponte bien guapa, eh. Quiero que sea especial. 
─ Lo será. Me voy a dormir un rato, luego nos vemos. 
─ Adiós, perla. Te quiero.
─ Adiós, te quiero. 

Un mes atrás, en un parque cercano al ayuntamiento del pueblo.

Hace un frío que pela, ya caída la noche de invierno de primeros de diciembre, no quedan ni pájaros y a penas camina gente por las calles. Y quien lo hace, seguro es por algo urgente del trabajo o necesitan hacer algún recado. Acurrucados en un banco están un chico y una chica, de edades cercanas y que bien pasarían por una pareja de enamorados que disfrutan del calor mutuo en la noche invernal. 
Ella se siente bien, alegre, de estar allí con él. Lleva tiempo esperando un momento como ese. Él ha ido a buscarla a su casa para dar un paseo por el pueblo sin mayores intenciones que charlar a solas. 

─ Me encanta estar aquí contigo, Alberto, ¿sabes?
─ Lo sé, y a mí. Pero no quiero que pienses que por estar así las cosas sean diferentes... ¿comprendes?
─ Sí, lo comprendo.
¿Por qué me dice eso? ¿En qué coño piensa este tío? Estos encuentros dejan ver que le gusto. ¿Por qué lo niega? Y si yo me equivoco y no siente nada, ¿por qué quiere pasar tantos ratos como este los dos juntos?

─ ¿Te has enterado de que a Mónica le gustas? ─dice ella.
─ Sí, ¿y tú cómo lo sabes?
─ Me lo han contado por ahí. ¿A ti te interesa?
─ ¡Qué va! En serio, esa chica es insoportable, mis amigos quieren que esté con ella. Ya sabes, una relación estable para un chico perdido. Pero no me convence, ni es muy agraciada ni muy lista tampoco...

Lleva razón, Mónica no es muy guapa que digamos, hasta está algo rellena y no saca las mejores notas. 

─ Jaja. Te entiendo. 
─ Nosotros estamos bien, ¿no te parece? 
─ Claro, nosotros.
Nosotros... Qué bien suena, ojalá.

Suena una canción dentro del pantalón vaquero de Verónica, se apresura a cogerlo pero a penas suena un trozo del principio de la canción "Ti amo" de Azuro y Elly. 

─ Era mi madre, debo volver. Ya es tarde. 
─ Está bien, te acompaño a casa.

Alberto y Verónica caminan por las calles en dirección a la casa de ella, que está a un par de manzanas.

─ Mañana te llamaré. Buenas noches ─dice él con una sonrisa.
─ Está bien, esperaré esa llamada. Buenas noches. 

Alberto se aleja entre la penumbra nocturna a paso ligero. Ella le contempla, expectante, con las llaves de su casa en las manos, esperando, a que su vista ya no alcance a ver su silueta. 
Aunque, por desgracia, no tardaría en no volver a verle.





martes, 12 de febrero de 2013

lunes, 11 de febrero de 2013

Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada. SINOPSIS.

Como os prometí, aquí está la sorpresa del blog: ¡VUELVE LA NOVELA "UN PÁJARO CON VUELOS, UN CORAZÓN HUECO Y SANGRE DERRAMADA"!
Como sabéis, dejé la novela aparcada e hice un comunicado de por qué eliminé los capítulos publicados y, así mismo, la sinopsis. No fue por propia voluntad y, ahora que puedo, la vuelvo a publicar y espero que os guste. Así que, para comenzar, aquí tenéis la sinopsis tal cual:

"Un pájaro con vuelos, un corazón hueco y sangre derramada" es la historia de Verónica, una chica de a penas diecisiete años que está enamorada de Alberto, un universitario de veintidós años al que admira y es su amor platónico.
La historia cambia cuando tras varios meses de estar en la cuerda floja para acabar juntos, él se marcha con otra. Verónica decide dar un vuelco a su vida y se fijará en Miguel, un muchacho de diecinueve años que muestra un gran interés por ella.
Sin a penas pasar el tiempo, se encontrará indecisa cuando Alberto vuelva en su busca.
(Obra basada en hechos reales)



Un almendro cambió las hojas.

El otro día tuve un sueño. Un sueño de esperanza, de plenitud, de enseñanza.
Una mujer rubia, joven, resplandeciente, contemplaba el horizonte sonriente desde un balcón blanco, al borde de un acantilado. La vegetación era abundante dentro y fuera de la casa. La mujer de tez pálida y mirada soñadora sostenía algo que guardaba entre sus brazos con sumo cuidado y sobrecogimiento: Un bebé.
La paz reinaba a cada segundo que pasaba. El pequeño, de pocos meses, lucía unos brillantes ojos marrones, con los que observaba expectante a su madre, entre arrugas de un manto color marfil. Al principio pensé: "Se trata de mi madre sosteniéndome a mí en su regazo". Y me extrañé, ¡si bien mi madre era rubia de joven, mis ojos siempre fueron azules!
Entonces vislumbré aparecer una presencia por detrás de la mujer y del niño; un hombre de piel muy morena y de cabellos negros. Alto, de ojos penetrantes pero que, al mirar al pequeño, se hicieron lagos y en su cara se dibujó una dulce sonrisa. Pero ese hombre no era ni mucho menos mi padre.
Él y la muchacha se miraron, se abrazaron con delicadeza y contemplaron juntos, tras compartir un beso, a la criatura que ella sostenía contra su pecho. Y entonces lo entendí.
Aquel sueño no se trataba de un recuerdo del pasado, sino de un deseo del futuro. Tanto había cambiado que si imaginaba a alguien teniendo hijos, no era a mis padres, era a nosotros.Había dejado de ser la hija, para querer ser yo la madre.

Porque eso es crecer, cambiarse los papeles. Cambiar las etapas, las hojas de los árboles.




jueves, 7 de febrero de 2013

Receta 2#. Magdalenas de fresa y chocolate.

Aquí tenéis de nuevo la receta del mes. Para la de febrero he decidido que sea el especial San Valentín: Unas deliciosas magdalenas de fresa y chocolate sencillísimas de preparar para sorprender a vuestra pareja en el día de los enamorados.



Ingredientes para 12 magdalenas:

200 gr de harina de trigo.
- 15 gr de levadura en polvo.
- 180 gr de azúcar.
- 180 gr de mantequilla.
- 30 gr de Nesquik de fresa / cacao puro en polvo.
- 6 fresas.
- 3 huevos.
- Sal.


Modo de preparación.

Trituramos las fresas previamente lavadas y reservamos el zumo tal cual. Batimos los huevos en un bol y, a continuación, añadimos el azúcar, la mantequilla deshecha y el zumo de fresa. Batimos todo hasta que esté perfectamente mezclado.
Echamos la harina tamizada (basta con echarla en un colador e ir agitándolo hasta que caiga toda la harina, descartando los posos), los 20 gramos de Nesquik de fresa o, en caso de no tener, cacao puro en polvo, la levadura seca y una pizca de sal.

Volvemos a mezclarlo todo, a ser posible con una varilla. Después, vertemos el contenido en 12 moldes de silicona especiales para magdalena, y los metemos en el frigorífico durante unos 20 minutos. Mientras, precalentamos el horno al máximo. El tiempo de horneado de estas magdalenas es de unos 15 minutos aproximadamente, a 200 ºC.
Una vez frías, desmoldamos las magdalenas. 


Para decorar y como toque final, dibujamos un corazón en un papel, lo recortamos, y utilizamos de plantilla el papel sobrante. De esta forma, lo vamos poniendo sobre nuestras magdalenas y, con ayuda del colador, vamos tamizando y poniendo el Nesquik o cacao en el hueco recortado. 

Fácil, ¿verdad? Pues espero que la probéis y que os guste. Es una idea fantástica y sencilla para un detallito de San Valentín muy especial y que seguro que le encantará a vuestra pareja. 

¡Un beso enorme y hasta el mes que viene con el próximo especial!

viernes, 1 de febrero de 2013

Un mundo sin luz II. (Segunda colección)

Sigue tu columpio,
hacia adelante y hacia atrás;

Te mecen los árboles,
aguarda tu caer, tu marear;

Balancea, balancea,
hasta el cielo contemplar;

Hasta ver las nubes,
hasta ver las piedras,
debajo del mar;

Porque todo el mundo escucha
tu balancear.







martes, 22 de enero de 2013

Deseo errante.

Nuestra mente es como el viento: viene y va. Nuestro corazón nos dicta aquello que, por instinto propio, nos dará más placer
Cada vez que apostamos por una persona y por nuestra relación con esta y las expectativas nos fallan, ahí se equivocó nuestro corazón. En cada uno de esos momentos nuestra mente le sentencia al oído: Te lo dije.
¿Qué deberíamos saber para que no nos pasen ese tipo de cosas? No hay nada que saber. Hasta la persona más experimentada sufre de imprevisto algún mortal desengaño amoroso.
Pero, por ejemplo, hay un error muy grave y del que muchos nos arrepentimos.
«Por una sola flor, abandonaste un jardín repleto de amapolas para ti»
¿Quién te dijo, querida alma insólita, que esa era la mejor opción? Tu propia autodestrucción. Era todo demasiado perfecto y tranquilo para ti, ¿verdad?
Fueron tus ansias de placer, de vivir, de juventud, de locura, de atrevimiento, de estupidez.
Todos hemos tenido pensamientos impuros, lujuriosos, condenables, aún ya manteniendo una relación de amor con otra persona. Y los hay que dan ese paso, hacia el otro lado.
Hay quien considera que, una vez construido el castillo, no merece la pena continuar viviendo en él.
Los deseos nos invaden, sin rumbo fijo, sin un norte al que seguir de forma incondicional. Un mínimo momento de placer nos llama.

— Ven y disfrutarás —te dijeron.


Sí, regozijo, pero efímero. Pero, ¿vale la pena dejar atrás algo en lo que habías empeñado tanto esfuerzo? Dudas y más dudas. 

Unos se decantan por el fulgor del momento y sentir el «carpe diem». Otros prefieren ser como la hormiga en aquella fabula para niños en la que se enseña que el esfuerzo del día a día es lo importante (lo que hace la hormiga) y no ser un «viva la vida» (lo que hace la cigarra). 

Algo construido a base de tenacidad, amor y la pasión que, quizás, hayas olvidado al tener ante ti la presencia de alguien que podría hacerte muy, muy feliz. Sueños y más sueños.
¿El padre o madre de tus hijos? ¿La persona con la que adquirirás tu hogar? ¿Es él/ella? ¿Acaso le ves ahí, consolándote en esa noche oscura por un problema con los estudios o el trabajo? Un simple «no» ronda tu cabeza inevitablemente. 

  • Conserva lo bueno.
  • Agárrate a esa persona con todas tus fuerzas porque no es nadie sino él quien aparece en tus sueños más ansiados.
  • Aparca la tentación para convertirla en sólo un medio de evasión cuando todo vaya mal.
  • No sufras.

martes, 15 de enero de 2013

Consulta de ayuda #2.

Nombre:Ana 
E-Mail:*********
Asunto:¿Lo intento una vez más? 
Mensaje:Hola. Verás, mi problema es bien simple (aunque yo no lo entiendo). Me explico: yo tengo un amigo que desde que nos conocemos nos hemos llevado muy bien, tenemos un montón de cosas en común, él siempre sabe que siempre puede contármelo todo (y antes lo hacía) y que significa mucho para mí, etc. El problema es que siempre hemos ido por fases: nos hablamos, no nos hablamos, nos hablamos, no nos hablamos... (creo que una de las causas principales es que yo a la mayoría de sus amigo no les caigo muy bien) y hasta hace un año no me había importado, porque sabia que después del \"no nos hablamos\" vendría un \"nos hablamos\" pero hace algo menos de un año le di un ultimátum, le dije que si era mi amigo era mi amigo siempre, no solo cuando él se acordase o le conviniese. Después de decírselo estuvo un mes muy bien, pero después... volvimos a lo mismo. Con lo cual yo decidí pasar de él, bueno... de vez en cuando intentaba entablar conversación, pero no había manera, él no cooperaba. Y ahora llevamos desde verano sin hablar y el otro día, uno de sus amigos se me acercó (lo cual es bastante raro) y mostró cierto interés en lo que yo estaba haciendo, pero él también se acercó, echó un vistazo y, casi sin decir palabra, se fue. El caso es que ya no nos vemos tanto como antes... pero mínimo una o dos veces al mes fijo, y él ni se alegra de verme, ! ni me sa luda ni nada. Con lo cual yo ya no sé qué hacer... porque él me sigue importando, pero yo no voy a estar siempre detrás de él como un perrito faldero, eso ya se lo dejé muy claro en su momento. Por eso había decidido pasar de él, y eso hago, pero sigo pensando en él, y eso es señal de que aún no he asimilado del todo el tener que, de llamarle \"amigo\", pasar a llamarle ahora \"conocido\" porque él es más que eso, pero no lo parece.
Ahora, después de todo este rollo (sorry) te pregunto, ¿tú qué harías? ¿Lo intentarías una vez más o harías caso omiso del aprecio que sientes por él y pasarías página?

Respuesta:


Querida Ana,

Es algo un tanto complicado lo que me cuentas, la verdad. Yo en tu lugar volvería a intentarlo por medio de un diálogo serio y sin reproches. Dices que ya le diste un ultimátum, pues, en ese caso, considero que deberías ir más allá. Entablar una conversación respecto a cuál es la razón por la que está tan distante contigo. Explícale cómo te sientes y que añoras los tiempos en los que erais verdaderos amigos y no sólo conocidos, si hay algún tema conflictivo o posible problema entre los dos, implicadas terceras personas, etc. Quizás tenga razones fundadas para estar así contigo, aunque tú no las hayas descubierto. Muchas veces las personas pueden molestarse por pequeñas cosas que hacemos o decimos sin que nos demos cuenta. 
Si por el contrario, el chico no se mostrara receptivo ante el diálogo y no fuera posible encontrar una solución, lo mejor sería que te replantearas el futuro de vuestra amistad. Ya que una persona que no muestra interés por conservar una relación de amistad (o, en el caso de haber alguna rotura que tú desconozcas, no arreglarla) no vale la pena que, habiéndolo intentado por todos los medios, continúes insistiendo. Más vale seguir recordando los buenos tiempos que pasasteis siendo amigos, antes que provocar un conflicto aún mayor que pueda desembocar en una enemistad.

Recuerda: diálogo sincero y sin reproches, y en caso de que no funcione, al menos intenta seguir adelante sin él, recordando los buenos ratos vividos. Espero que tengas suerte y que amaine la tormenta, ya que la buena amistad es algo que se debe conservar a toda costa.




miércoles, 9 de enero de 2013

Consulta de ayuda #1.

Nombre:Sara 
E-Mail:*********
Asunto:Amor bipolar 
Mensaje:Hola!! Pues venia a contarte una cosa que para mi es un poco complicada de hablar con la gente... Lo he hablado con mi mejor amiga pero no me ha quedado claro que puedo hacer :S
Conoci a un chico hace unas semanas y la verdad que me gusta mucho pero estoy hecha un lio... Creo que le gusto pero parece algo bipolar, te explico. El chico y yo estamos de rollo y se enfada muy a menudo, tan pronto estamos bien que se ralla por algo y me dice que no podemos tener nada serio, que no nos podemos liar más y tal. El otro día nos peleamos por una tontería y el cambió su estado en Tuenti y puso una foto de su ex... :(
Mi amiga me dice que no me conviene este chico porque no puedo ir detrás de el como si fuera una pata... Estoy confundida porque tampoco sé que tiene que ver su ex en todo esto.

¿Que hago?

Respuesta: 

Hola Sara,

Tu problema, como dices, es algo delicado. Me cuentas que es irascible contigo, ¿verdad? Eso nunca es bueno. Los cambios de humor representan una clara inestabilidad en la mente del chico del que me hablas. No parece estar del todo de acuerdo con el rollo que mantiene contigo. Si un día está feliz a tu lado y otro, amargado e insistente en que no podéis estar juntos (además del estado para su ex-novia), he decirte que no denota otra cosa sino que no está muy convencido de si desea estar contigo o querría estar con su ex. Mi consejo es que mantengas una conversación seria con él, cuando esté de buenas y no ambos con el calentón, acerca del futuro que le veis cada uno a vuestra relación (si tú deseas algo más serio y él no, por ejemplo) y, si se mostrara dudoso o ya lo hubieras intentado, darle un ultimátum para que tome una decisión, por tu bien y por el suyo. Ya que, si estás sufriendo, no deberías prolongar la situación.
 
Un beso enorme y mucha suerte :)